El ascenso de los charlatanes religiosos

Vale la pena hacer el esfuerzo para traducir, leer, comprender y asimilar el valioso mensaje de este texto.
Buen provecho, mucha bendición.

 

imageRabbi Shmuley Boteach

Rabbi and writer

Rise of the Religious Charlatans

Oh G-d no. Not another Bible codes book. And this one launched in a full page ad in the New York Times highlighting how in May 2008 Oprah Winfrey sent a Bible code to Barack Obama that he would become President.

Surely I, as an orthodox Jew, ought to applaud a book that proves that the Torah has encoded prophecy, thereby proving its authenticity. But aside from the question of whether President Obama is G-d’s anointed, I have serious objections to the Bible codes.

First, there is the fact that you can take nearly any lengthy book, put it through a computer, and pull out prophecy. Professor Brendan McKay of Australian National University found 13 predicted assassinations of public figures encoded in Moby Dick, including several presidents and prime ministers. McKay also found an encoded phrase in Moby Dick that predicted "Drosnin (the author of the codes series) will be murdered by Eli Rips (the Israeli scholar who first discovered the codes) in Athens." Other scholars found results that were as statistically impressive as Rips in a Hebrew copy of War and Peace.

Next, associated with the codes there is the usual apocalyptic bunkum that has so tarnished religion. The codes apparently predicted an atomic Holocaust in 1986 and, if that didn’t happen, that the world would end again in 2006. (It’s worth noting my cardinal rule about the difference between a real religion and a cult: religion teaches you to revere life while a cult teaches you to fear death). The codes predicted a world war in the year 2000 and that Israel would be destroyed in a global cataclysm (let’s hope Ahmadinejad isn’t reading the book). The book further predicted a comet would strike earth and obliterate much of it in 2006.
What makes an even greater mockery of the codes is that the Torah today is somewhat imprecise in that some of the letters of the Hebrew alphabet can be replaced by vowels and we are not certain whether the vowel, or the letter itself, should be in certain passages. Insert a few of these missing letters and the codes become gibberish.
But none of this has stopped a few Jewish outreach organizations, most notably Aish HaTorah, from employing the codes as a principal tool by which to attract young Jews to their tradition. Little do they realize that Christian missionaries are now putting the New Testament through computers to demonstrate, through their own codes, that Jesus is the foretold Messiah.
But my personal objection to the codes is something else entirely and has to do with the rise of Judaism as magic and Rabbis as soothsayers. Over the past twenty years we have witnessed a slew of mostly fraudulent Cabbalists and questionable mystics running around the world and telling gullible Jews their future. Many are Rabbis who even claim illustrious pedigrees. The majority employ a classic ‘cold reading’ — where without even realizing it, you end up supplying the information to the ‘seer’ who can really only see your wallet — and are about as capable of telling the future as I am of playing in the NBA.

You receive a private audience with these much sought-after Rabbis and they immediately wish you a speedy recovery for your ailing back. They tell you they know you’re having tension with one of your children and that your dead mother has forgiven you for the time you forgot her birthday. They offer sop and comfort, but ask them anything truly useful, like when will the next bomb go off in Jerusalem so as to save innocents from dying — and they stealthily change the subject. But that hasn’t stopped wealthy, educated, and sophisticated Jews all over America from lining up around the block to line these charlatans pockets and get business and personal advice.
We are living in an age that desperately needs religion. Modernity is only a blessing so long as its technological advances are governed by values. Wealth in the West has ended poverty but has brought in its wake soullessness and materialism. Putting the professional before the personal has lead to the decimation of romantic relationships and the neglect family and children.
This is why the Bible is more relevant than ever before. Western men and women need to read of a wealthy nobleman named Abraham who personally sat outside his tent to welcome wayfarers. Politicians who eviscerate each other in attack ads need to read of Moses who brought Pharaoh to his knees yet remained ‘the most humble man who walked the earth.’ Brothers and sisters who haven’t spoken in years need to read of Joseph who became the most powerful man alive but forgave his siblings their attempt at fratricide. Men who cheat on their wives must read of King David who engaged in the most severe penance after his affair with Bathsheba.
But religion as pious sorcery threatens to undermine its moral dimension. The Bible codes and mystical, magical Judaism tell us it’s not the inspirational guidance and wisdom for life which makes the Bible special, but it’s hidden numerology and nascent predictions. You turn to the Bible not to learn how to be close to G-d but to predict the next property surge.
So let me be clear. I couldn’t give a damn if the Bible can predict the next president and I don’t need the Torah to forewarn me that I’m about to become nuclear melba toast. Rather, I turn to Judaism to discover the values by which I should lead my life and maximize my human potential. I seek not to discern the future but master the here-and-now. Religion is a road map not to some underlying codes hidden in the Bible but my underlying G-dly nature that sits beneath my ambition, selfishness, and egocentrism and strives to come out.
If you want a vulgar forgery of faith there are any number of religious charlatans who, for a couple of bucks, are ready to read your palm. But if you’re an adult then you’re ready for religion as something that attunes you to G-d and humanity’s needs rather than focusing exclusively on your own.

Rabbi Shmuley Boteach, "America’s Rabbi," is founder of This World: The Values Network which seeks to use universal Jewish values to heal America. His newest book is Renewal: A Guide to the Values-Filled Life" (Basic Books). Follow him on Twitter @RabbiShmuley.

http://www.huffingtonpost.com/rabbi-shmuley-boteach/rise-of-the-religious-cha_b_774306.html

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Yehuda Ribco (4076) ‍‍15/11/10 - 9 Kislev 5771 {Link}
    traduccion mediocre del google transalte:



    English to Spanish translation
    La rebelión de los charlatanes religiosos

    Oh Di-s no. Ni una Biblia códigos libro. Y éste puso en marcha en un anuncio de página completa en el New York Times destaca cómo 05 2008 Oprah Winfrey envió un código de la Biblia a Barack Obama que se convertiría en Presidente.

    Sin duda, yo, como un ortodoxo Judio, debería aplaudir a un libro que demuestra que la Torá ha codificado la profecía, lo que demuestra su autenticidad. Pero aparte de la cuestión de si el presidente Obama es el ungido de Dios, tengo serias objeciones a los códigos de la Biblia.

    En primer lugar, está el hecho de que usted puede tomar casi cualquier libro muy largo, puesto que a través de un ordenador, y sacar la profecía. El profesor Brendan McKay de la Universidad Nacional de Australia que se encuentran 13 predijo el asesinato de figuras públicas codificado en Moby Dick, incluyendo varios presidentes y primeros ministros. McKay también encontró una frase codificada en Moby Dick predijo que “Drosnin (el autor de la serie de códigos) será asesinado por Eli Rips (el erudito israelí que descubrió por primera vez los códigos) en Atenas.” Otros estudiosos han encontrado resultados que fueron estadísticamente impresionante como rasgones en una copia hebrea de la Guerra y la Paz.

    A continuación, asociadas a los códigos no es el habitual bunkum apocalípticas que tanto ha empañado la religión. Los códigos de parecer predijo un holocausto atómico en 1986 y, si eso no sucedió, que el mundo se acabaría en 2006. (Vale la pena notar mi regla cardinal de la diferencia entre una verdadera religión y una secta: la religión le enseña a reverenciar la vida, mientras que una secta enseña a temer a la muerte). Los códigos predijo una guerra mundial en el año 2000 y que Israel sería destruida en un cataclismo mundial (esperemos que Ahmadinejad no está leyendo el libro). El libro más predicho que un cometa se huelga de la tierra y destruir gran parte de ella en 2006.
    ¿Qué hace una burla aún mayor de los códigos es que el día de hoy la Torá es algo impreciso en que algunas de las letras del alfabeto hebreo puede ser sustituido por las vocales y no estamos seguros si la vocal, o la carta en sí, debe ser en algunos pasajes. Introduzca algunas de estas letras que faltan y los códigos de convertirse en un galimatías.
    Pero nada de esto ha dejado de algunas organizaciones judías de divulgación, sobre todo Aish HaTorá, de emplear los códigos como herramienta principal por el que atraer a los jóvenes Judios a su tradición. No se dan cuenta de que los misioneros cristianos ahora están poniendo el Nuevo Testamento a través de computadoras para demostrar, a través de sus propios códigos, que Jesús es el Mesías anunciado.
    Pero mi objeción personal a los códigos es algo completamente distinto y tiene que ver con el aumento del judaísmo como la magia y los rabinos como adivinos. Durante los últimos veinte años hemos sido testigos de una serie de mayoría cabalistas y místicos fraudulenta cuestionable funcionamiento de todo el mundo y decir Judios crédulos su futuro. Muchos rabinos que incluso afirman genealogías ilustres. La mayoría emplean ‘lectura en frío “en un clásico – donde sin darse cuenta, termina el suministro de la información a la” vidente “que realmente sólo puede ver su cartera – y son tan capaces de predecir el futuro como yo de jugar en de la NBA.

    Recibe una audiencia privada con estos codiciados rabinos y de inmediato le deseamos una pronta recuperación para su posterior crisis. Te dicen que saben que está teniendo la tensión con uno de sus hijos y que su madre muerta le ha perdonado por el tiempo que olvidó su cumpleaños. Ofrecen soborno y la comodidad, pero pedirles nada verdaderamente útil, como cuando la bomba se apagará el próximo en Jerusalén con el fin de salvar a los inocentes de la muerte – y sigilosamente cambiar de tema. Pero eso no ha impedido ricos, educados, y los Judios sofisticada de toda América a partir de fila alrededor de la cuadra a la línea de estas bolsas charlatanes y conseguir que las empresas y el asesoramiento personal.
    Vivimos en una época que necesita desesperadamente la religión. La modernidad es sólo una bendición, siempre y cuando sus avances tecnológicos se rigen por los valores. La riqueza en Occidente ha terminado con la pobreza, pero ha traído en su estela y el materialismo sin alma. Poner el profesional antes de que el personal ha llevado a la destrucción de las relaciones románticas y el abandono de la familia y los niños.
    Esta es la razón por la Biblia es más relevante que nunca. los hombres y las mujeres occidentales que leer de un noble rico llamado Abraham, quien personalmente se sentó afuera de su tienda para recibir viajeros. Los políticos que eliminarían entre sí en los anuncios de ataque que leer de Moisés que trajo el faraón a sus rodillas aún seguía siendo “el hombre más humilde que caminó sobre la tierra.” Hermanos y hermanas que no han hablado en los años que leer de José, que se convirtió en el el hombre más poderoso con vida, pero perdonó a sus hermanos su intento de fratricidio. Los hombres que engañan a sus esposas deben leer del rey David que se dedican a la penitencia más severa después de su aventura con Betsabé.
    Pero la religión como la brujería piadosa amenaza con socavar su dimensión moral. Los códigos de la Biblia y el judaísmo místico, mágico nos dicen que no es la orientación de inspiración y sabiduría para la vida que hace que la Biblia especial, pero es la numerología ocultos y predicciones naciente. Usted da vuelta a la Biblia, no para aprender a estar cerca de Di-s, pero para predecir el aumento de la propiedad siguiente.
    Así que permítanme ser claro. No me importa un bledo si la Biblia puede predecir el próximo presidente y no necesito la Torá que me advertir que estoy a punto de ser tostadas melba nucleares. Más bien, me dirijo al judaísmo para descubrir los valores que debo llevar mi vida y maximizar el potencial humano. Trato de no discernir el futuro, pero amo el aquí y el ahora. La religión es una hoja de ruta no con algunos códigos subyacentes ocultos en la Biblia, pero mi naturaleza subyacente de Di-s que se encuentra por debajo de mi ambición, el egoísmo y el egocentrismo y se esfuerza por salir.
    Si desea una falsificación vulgar de la fe que hay cualquier cantidad de charlatanes religiosos que, por un par de dólares, están listos para leer palma de su mano. Pero si usted es un adulto, entonces estás listo para la religión como algo que se sintoniza a Di-s y la humanidad necesita en lugar de centrarse exclusivamente en el suyo propio.

    El rabino Shmuley Boteach, “Rabí Estados Unidos”, es el fundador de este mundo: La Red de valores que busca el uso universal de los valores judíos para curar los Estados Unidos. Su libro más reciente es la Renovación: Una Guía para la Vida valores con relleno “(Basic Books) Síguelo en Twitter @ RabbiShmuley..
    1

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: