El serafín curador

« וַיְשַׁלַּ֨ח ה’ בָּעָ֗ם אֵ֚ת הַנְּחָשִׁ֣ים הַשְּׂרָפִ֔ים וַֽיְנַשְּׁכ֖וּ אֶת־הָעָ֑ם וַיָּ֥מָת עַם־רָ֖ב מִיִּשְׂרָאֵֽל :
Entonces el Eterno envió entre el pueblo serpientes venenosas/quemantes, las cuales mordían al pueblo, y murió mucha gente de Israel.
וַיָּבֹא֩ הָעָ֨ם אֶל־מֹשֶׁ֜ה וַיֹּֽאמְר֣וּ חָטָ֗אנוּ כִּֽי־דִבַּ֤רְנוּ בַֽה’ וָבָ֔ךְ הִתְפַּלֵּל֙ אֶל־ה’ וְיָסֵ֥ר מֵֽעָלֵ֖ינוּ אֶת־הַנָּחָ֑שׁ וַיִּתְפַּלֵּ֥ל מֹשֶׁ֖ה בְּעַ֥ד הָעָֽם :
Y el pueblo fue a Moshé diciendo: –Hemos pecado al haber hablado contra el Eterno y contra ti. Ruega al Eterno que quite de nosotros las serpientes. Y Moshé oró por el pueblo.
וַיֹּ֨אמֶר ה’ אֶל־מֹשֶׁ֗ה עֲשֵׂ֤ה לְךָ֙ שָׂרָ֔ף וְשִׂ֥ים אֹת֖וֹ עַל־נֵ֑ס וְהָיָה֙ כׇּל־הַנָּשׁ֔וּךְ וְרָאָ֥ה אֹת֖וֹ וָחָֽי :
Entonces el Eterno dijo a Moshé : –Hazte una venenosa/quemante y ponla sobre un asta. Y sucederá que cualquiera que sea mordido y la mire, vivirá.
וַיַּ֤עַשׂ מֹשֶׁה֙ נְחַ֣שׁ נְחֹ֔שֶׁת וַיְשִׂמֵ֖הוּ עַל־הַנֵּ֑ס וְהָיָ֗ה אִם־נָשַׁ֤ךְ הַנָּחָשׁ֙ אֶת־אִ֔ישׁ וְהִבִּ֛יט אֶל־נְחַ֥שׁ הַנְּחֹ֖שֶׁת וָחָֽי:
Moshé hizo una serpiente de cobre y la puso sobre un asta. Y sucedía que cuando alguna serpiente mordía a alguno, si éste miraba a la serpiente de cobre, vivía.»
(Bemidbar/Números 21:6-9)

Mucho se puede preguntar y comentar de este párrafo, y lo hemos hecho a lo largo de las décadas que compartimos gratuitamente y públicamente por internet.
Ahora quiero que nos concentremos solamente en un punto, y solamente en ese aspecto.

Dios le dice a Moshé que haga un SARAF y que lo pongo sobre un asta para que quede a la vista de los que fueron mordidos y pudieran ser sanados.
Dice un SARAF, NO dice una serpiente.
Por lo general se traduce saraf como venenosa o quemante, porque es la manera racional y lógica de comprenderlo.
Pero cuando analizamos un poco más nos damos cuenta de que en el TANAJ, y por tanto en épocas milenarias, la palabra saraf era usada frecuentemente para otro “ser”: un tipo de ángel, que en español conocemos con “serafín”.
Por ejemplo, en la famosísima visión profética de Ieshaiá del trono de gloria:

«שְׂרָפִ֨ים עֹֽמְדִ֤ים ׀ מִמַּ֨עַל֙ ל֔וֹ שֵׁ֧שׁ כְּנָפַ֛יִם שֵׁ֥שׁ כְּנָפַ֖יִם לְאֶחָ֑ד בִּשְׁתַּ֣יִם ׀ יְכַסֶּ֣ה פָנָ֗יו וּבִשְׁתַּ֛יִם יְכַסֶּ֥ה רַגְלָ֖יו וּבִשְׁתַּ֥יִם יְעוֹפֵֽף:
Por encima de él había serafines. Cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban.»
(Ieshaiá/Isaías 6:2)

Es decir, el Eterno había enviado serpientes venenosas para morder a los pecadores del pueblo, pero estas serpientes de alguna manera les recordaba a la gente a los seres angelicales que llamamos serafines.
No me preguntes cómo, porque no te puedo ayudar con esto, supera mi conocimiento y capacidad imaginativa. Por tanto, no puedo enseñar lo que no sé, y menos inventar cosas que no tienen conexión con lo que los Maestros han enseñado.
Por tanto, simplemente ten presente que aquellas víboras para la gente de aquella situación de inmediato les hacia asociar con los serafines.

Fue una imagen de un SARAF que Dios ordenó a Moshé elaborar y poner sobre el estandarte para que esté a la vista.
Pero nuevamente, tal como en el relato anterior en la parashá (Jukat) con el golpe a la roca en lugar de hablarle, Moshé se dejó llevar por su Sistema de Creencias y no estrictamente por la orden dada por Dios.
Acá tenía que fabricar un SARAF pero lo que hizo fue la figura de una serpiente y por algún motivo, que los Maestros explican y acuerdan como correcto, decidió que el material de dicha estatua fuera de NEJOSHET, creando así la famosa NEJASH NEJOSHET, víbora de cobre.

A pesar de que no fuera estrictamente lo que Dios le hubo ordenado, el resultado obtenido fue el deseado.
Tal como ocurrió con pegar a la roca en lugar de hablarle, también el agua brotó y calmó la terrible sed del pueblo.
Ahora, aunque no estuviera el SARAF sobre la vara, igualmente los mordidos que miraban hacia arriba y dejaban de lado las quejas mutiladoras, la criticonería destructiva, la pena a causa de la falta de EMUNÁ, también fueron curados de la mordida venenosa.
Porque habían dejado de mirar la materialidad desconectada de espiritualidad, porque pararon su conducta terrible de usar la palabra para el mal.
Ahora tenían el corazón en dirección hacia el Creador, esperando Su Bondad y ésta no les falló.

¿Qué podemos aprender?
Básicamente que tenemos órdenes de Arriba para cumplir y que debemos ser cuidadosos y estrictos para hacer lo que se nos ha pedido, no lo que nos parece, conviene o creemos que es mejor. Sin embargo, el resultado final de nuestras acciones no depende de nosotros, y por ello hagamos lo exacto o no, tenemos que tener la confianza en el Eterno de que Él lleva las cosas hacia un buen puerto.

Otra enseñanza es que no tomemos los mandamientos como algo sobreentendido, porque nos dejamos llevar por nuestras impresiones, recuerdos distorsionados, creencias y terminamos haciendo lo que no es adecuado.
Esto mismo en todas las cosas, por ejemplo al estar en comunicación con otro, que sea realmente una Comunicación Auténtica y no una batalla de monólogos que producen incomprensión.

Se agradecen comentarios, que compartas, que agradezcas y que seas socio de esta obra sagrada: http://serjudio.com/apoyo

Para finalizar, hay una banda de idólatras que insultan a Moshé para de esa forma pretender elevar a su ídolo colgado a alturas que le están realmente por completo alejadas.
Supongo que los sanos de mente y equilibrados de emociones comprenden perfectamente que la perfección de Moshé no se encuentra en una fantaseada perfección sobrehumana, sino en su capacidad para sobreponerse a sus errores, a salir dignamente parado a pesar de sus debilidades, a su grandeza por la cual la Torá lo ha señalado como el más humilde y mayor de todos los profetas del pueblo judío.
Un hombre santo de verdad, no un fantoche mitológico inventado por la máquina imperialista romana para seguir dominando el mundo, no solamente por medio de la fuerza sino también a través de la astucia.

Como corolario, viste el símbolo de la Medicina, una o dos serpientes enroscadas a una vara.
¿Ahora sabes de dónde es su origen?
¿Y te diste cuenta de que tiene unas alas de “ángel” en su punta?
Supongo que desde ahora tendrás claro el motivo, más allá de las explicaciones mitológicas helénicas que te quieran vender como verdad.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: