Para mi projimo

 

Por Luis D. Perez Ch.[1]

Creo que son pocas (o ninguna) las sociedades latinoamericanas que se han salvado de la virulenta “nueva” religión del mesianismo.

Sus ideas se propagan como por si fuese por el aire, ofreciendo a las gentes la misma religión, pero con una identidad distinta; identidad de lo que se supone es la judía.

Yo no sé si el marketing que utilizan sus líderes en el país del lector es el mismo que el usado en mi país, pero al menos acá hacen una sopa de “tribus perdidas” y “expulsiones medievales españolas” con historia patria.

Dicha sopa se ramifica y complejiza, y empiezan a dar sentidos a una judeidad escondida en apellidos, nombres de lugares, comidas, facciones físicas, entre otras; todo conectado con tanta incoherencia que sorprendería hasta al mismo Dr. Sigmund Freud.

A pesar de que, en mi país al menos, cometen sendos errores históricos a la hora de sostener la identidad judía de mis paisanos[2], son muchos sus seguidores y creyentes en los supuestos fundamentos de su fe.

Si los argumentos históricos que usan estos sectarios están basados en equivocaciones, o se encuentran forzados para que calcen en su ideología, ¿Por qué tantas personas insisten en tener  una identidad que nunca han poseído?

He notado que la tendencia social moderna es hacia cosificarnos para confundirnos en masas; diluir nuestra individualidad en el conjunto. De esa forma las necesidades del conjunto son las mismas del individuo cosificado, por lo que resulta más fácil suplirlas. Otro ejemplo, si el conjunto tiene un solo pensar[3] es más fácil su manipulación y dirección. Todo apunta a la universalización del espirito humano: una misma lengua universal, un mismo género (hombre/mujer indiferenciados), y lo que pasa en un extremo del mundo afectará a su otro extremo.

Esa tendencia a la universalización es antinatural para el hombre. Hace unos años se escribió un artículo (“ego colectivo y la era mesiánica”) donde se aclaró que no existe un “ego colectivo” que compartamos todos por igual, pero la sincronización de egos resultó ser sorprendente.  Remito al lector a su búsqueda y constante los videos que en la zona de comentarios se postearon.

El ser iguales, o universales, nos asquea. El hecho de cuadrarnos como seres de rebaño nos aumenta el conflicto del que ya de por sí tenemos[4].

El impulso para evolucionar, re-crearse o trascender a algo más que un ser autómata no se le puede quitar al hombre; pero como lo ignora, desesperadamente busca salirse de la cosificación y masificación de la que es víctima. Queremos diferenciarnos de la masa en algo.

¡Y qué mejor opción de creerse judío en una sociedad mayoritariamente cristiana!
Eso marca una notable diferencia que puede dar sentido a una pobre alma a la que le urge ser ella misma; por lo que va a defender su diferencia a costa de lo que sea, lo que incluye la inobservancia de las leyes judías y argumentos irracionales.

El éxito de las ideas cristiano-mesiánicas no está es sus equivocadas posturas; esta en dar una respuesta equivocada al impulso de trascendencia del hombre para salirse de su cosificación, y en la propia desidia, ignorancia y miedo en autodescubrirnos, analizarnos u observarnos para descubrir nuestro potencial humano dormido

El error que cometen mis hermanos gentiles es buscar hacia afuera lo que los diferencian de la cosificación social; nunca nos volvemos hacia nosotros para intentar descubrir los dones únicos que nos hacen impares.

Termino con esta inspiradora cita, que en lo conducente dice:

El Talmud Babli (Eruvín 13b) nos ofrece una interesante disputa entre las dos principales escuelas de pensamiento y legales:

Durante dos años y medio discutieron las escuelas de Shamai e Hilel.
La escuela de Shamai sostenía: ‘Mucho mejor hubiera sido que el Hombre no fuera creado.’
Por su parte, la escuela de Hilel argumentaba: ‘Mucho mejor es para el Hombre haber sido creado, que no existir.’
Finalmente resolvieron la disputa concordando: ‘Mejor hubiera sido que el Hombre no hubiera sido creado. Pero, ya que lo fue, lo que más le conviene es ser consciente de sus actos y controlar sus acciones.’

En el texto que hemos presentado se debate un tema eminentemente ideológico, por lo que, cada posición es respetable. Pero, cuando se ingresa al campo de las acciones materiales, se establece lo que es norma: Hombre, ya que existes…cumple la función para la cual has sido creado…has todo lo que puedas por ser quien puedes llegar a ser…constrúyete a cada instante, no te abandones en la indolencia o el pesimismo o el vacío idealismo, porque si así hicieras…es mejor que no hubieras sido creado

(http://serjudio.com/dnoam/rap83.htm)
Muchas gracias por sus comentarios.


[1] El autor del artículo no es judío. El presente ensayo cuenta con autorización y revisión previa de Serjudio.com

[2] http://fulvida.com/2012/03/22/el-error-de-la-especulacion-mesianica-cristiana/

http://fulvida.com/2012/03/18/nuestro-origen-mestizo/

http://fulvida.com/2013/01/20/la-estrella-roja/

 

[3] http://fulvida.com/2016/01/10/donde-todos-piensan-igual-nadie-piensa-mucho/

 

[4] http://fulvida.com/2015/10/12/un-sentido-a-la-crisis-existencial/

http://fulvida.com/2015/10/09/crisis-existencial-y-la-auto-finalizacion/

 

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

      1. Luis Diego Perez Chacon (622) ‍‍11/05/16 - 4 Iyar 5776 {Link}
        Propongo que es impulso de persona (del no judio en este caso) defender su individualidad; yerra cuando suplantan la identidad de un judio como respuesta al deseo de ser un "alguien" en la masa social.

        El post relacionado implica que existe odio y envidia del gentil por no tener lo que de primera mano tiene el judio y que ha conservado (tora, tradición, identidad).

        Me parece ( al menos a mi) que los actos y deseos de nosotros los no-judios, en insistir en cosas judias tienen un trasfondo interno. No es tanto por factores externos lo que impulsa desesperadamente a formar parte de la familia judio (descendencia, parientes, costumbres, etc que puedan estar relacionadas con los las personas judias) sino un motivo interno que no se ve a simple vista ( querer mantener la individualidad representada por los judios; envidia por no alcanzarla)
        5
    1. Luis Diego Perez Chacon (622) ‍‍11/05/16 - 4 Iyar 5776 {Link}
      Pues el "darse cuenta" more. Si la persona cayó en cuenta que es su individualidad la tiene que descubrir (y hacerla valer) sin emular la identidad ajena, quiere decir que invirtió tiempo y recursos en observarse, desaprender y aprender. Esto suponiendo la equivocación de los motivos de su insistencia en cosas judias.

      Pero ¿qué pasa con las personas que sus motivos son otros? Por ejemplo, a los amigos gentiles que han nacido en Israel o que tienen muchos años de vivir en ese país ( insisto que es un ejemplo que se me ocurre)

      Creo que para esos casos estarán los profesionales quienes aparte de los antecedentes y circunstancias, analizarán mucho mejor los motivos en casos concretisimos.

      Pero yo especuló nada más. Y creo que si sigo especulando voy a caer en el error more. Porque me encanta especular, y por lo tanto erro mucho porque no se detenerme. Este va a ser mi último comentario sobre este tema.
      7
  1. Luis Diego Perez Chacon (622) ‍‍13/05/16 - 5 Iyar 5776 {Link}
    http://fulvida.com/2012/12/18/ego-colectivo-y-era-mesinica/

    Deacuerdo al los experimentos de la sincronización de las cosas inanimadas, esta se da “no por el comun acuerdo de las cosas”, sino por que su base es movible.
    8

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: